Poema Errante (Íntegro)


   En 1985 se encontró una tumba en las cercanías de lo que fue el Castillo Azuchi, en la provincia de Omi, Japón. En el interior no se halló ningún cuerpo, sólo el fragmento de un poema.

   25 años después, en 2010 un grupo de historiadores localizó un almacén secreto, donde encontraba la parte restante del texto junto a numerosas cartas y documentos que ayudaban a intuir la existencia de un guerrero olvidado.

   Ese poema me inspiró a escribir las historias del samurai sin nombre. Esta es la traducción al español desde el japonés.

Errante    samurai,    vagabundo    caballero,

quieres   saciar  el   fuego  impío   de  tu  alma.

Nunca  buscaste  ni   la  fama,  ni   el  dinero.

Te  alimentaste  todo  el  camino  de  venganza.

*

Cuenta a tu enemigo la dulce historia.

Duerme al mal con tu fiero arrullo.

No dejes al llanto perderse en la memoria.

Vuelve con ella, abrázala con orgullo.

 *

Un martillo ciego forjó tu katana ardiente,

pulida a fuerza en lo más profundo de su alma.

Dejó cual eterna huella una cicatriz creciente,

hecha a fuego con un ariete en tu espalda.

*

Miro a lo lejos y sé que he pecado,

se acerca a mí una figura distante.

Llévame contigo, tú que tanto has luchado,

caballero vagabundo, samurai errante.

Relatos del samurái Errante

1. Muerte bajo el sol naciente2. La suerte de Mazushi Haisha – 3. Duelo en el camino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s