Jovenes Dioses – Tormenta.


tormenta

-Lo que es imposible para el hombre es posible para Dios.

                                                                         Lucas 18:27

   Los dos grupos estaban preparados suspendidos en el aire. Los pies de cada uno de los jugadores estarían… ¿A cuanto? ¿Veinte mil pies más o menos? Y en el centro de los catorce muchachos flotaba Gadamea, la señora institutriz. El cielo que los rodeaba era de una tonalidad celeste refulgente. Un color que sólo los dioses podrían apreciar; y es que ellos era dioses. Jóvenes; pero dioses al fin y al cabo. Gadamea alzó los brazos, apretó los puños y las partículas de humedad suspendidas en el aire comenzaron a condensarse a una velocidad simplemente creacionista. La ligera niebla se transformó en nubes, y éstas pasaron del blanco al gris oscuro en un instante. La institutriz chasqueó los dedos y los catorce jóvenes voladores sintieron como las moléculas de agua se cargaban de electricidad. Sigue leyendo