En memoria


en memoria

Mi madre me enseñó a llegar siempre tarde a las citas. No lo hizo a propósito, solo era una mala costumbre que trasladó a su hijo. Ella siempre llegaba tarde, hoy lo hacía yo, al hospital, el día que ella iba a morir. Supongo que me perdonaría, ella llegaba tarde a su propia muerte tres años. ¿Qué podían importar un par de horas más? Sigue leyendo

Jauría


jauría

Necesito que me acompañes. Sí, te hablo a ti que lees estas líneas. Estamos tú y yo solos. Y aunque no te creas que yo, el narrador, esté hablando contigo, es precisamente lo que hago. Ahora que nos entendemos, ven, te guiaré por un viaje de pesadilla. Si te atreves, atraviesa las letras y todo lo que veamos se hará realidad. Sigue leyendo

Suave como el tercipelo


Relato corto

Esta semana un artículo más y otro relato. Lo escribí después de escuchar la canción que por él se ha colado. Me apetecía explorar con un narrador un poco diferente de lo habitual. No será la primera vez que se hace, ni tampoco la última; pero ¿acaso a estas alturas del invento queda algo sin hacer?

Espero que disfrutes la historia. Nos vemos el fin de semana con otro artículo sobre escritura en Mi universo.

velvet

Ese día observé por vez primera la libertad en vida; como jamás lo había hecho, en las tiernas alas de un pájaro, en el suave mecer de sus plumas al viento. Pues yo ya estaba muerto, y lo estaba por la prisión que habían supuesto los grilletes de un beso de sus labios. Sigue leyendo

El prisionero.


Relato corto

Muy buenas. Hoy estoy de buen humor, así que he decidido torturar al personal con uno de mis aburridos relatos. Espero que lo disfrutéis.

el prisionero

¿Por qué habría de sucumbir a la misericordia? ¿Acaso su guardián lo hizo alguna vez? Siete años habían pasado, siete años sufriendo, siete años roto entre piedra y barrotes. Pero no más. No valdría la pena contar la historia de un hombre que se rindió. Ni siquiera a él mismo le importaría recordarla. Sigue leyendo

La niña y el camino – parte 4: Camino de Dolkos.


Relato por entregas: 4 de 4

Continua de La niña y el camino – parte 3.

Os presento la última parte de “La niña y el camino”. Si no habéis leído los anteriores os invito a hacerlo. Espero que los disfrutéis.

puerta4

El camino de Diolkos era una llanura árida llena de grietas y peñascos. El color de la tierra era el de la arcilla cocida. El tren viajaba a gran velocidad por las vías que atravesaban el seco panorama casi infinito, sólo interrumpido por el río que lo surcaba como una cicatriz en medio de aquel desierto. Sigue leyendo